Taizé en Madrid: Acoger es formular la Navidad en su esencia

“Valientes y atrevidos para vivir la peregrinación de confianza”

 

En Madrid deseamos seguir la peregrinación de confianza en esta tierra. Queremos y deseamos hacerlo viviendo en la acogida de Cristo en nuestras vidas, que trae como consecuencia la acogida de todos los hombres que encontremos por el camino. Por eso, del 28 de diciembre al 1 de enero, jóvenes de toda Europa vivirán estas bienaventuranzas en nuestra ciudad:

a) Bienaventurados quienes peregrinan y acogen en su vida a Dios y a los hermanos y dan la posibilidad de formular existencialmente que Cristo tiene hoy un lugar donde vivir dignamente.

b) Bienaventurados quienes peregrinan y acogen en su vida al prójimo, porque saben que es devolver a Dios lo que hace con nosotros que somos su imagen.

c) Bienaventurados quienes peregrinan y acogen porque saben que ello supone vivir con el corazón de Cristo que late para todos los hombres.

d) Bienaventurados quienes peregrinan y acogen desde la fe y adhesión total a Cristo, porque saben que tenemos un mandamiento principal («Amaos los unos a los otros como yo os he amado») que responde a una manera nueva de vivir.

e) Bienaventurados quienes experimentan que peregrinar y acoger es valorar al desconocido en su identidad más profunda y radical, que nos hace preguntarnos: ¿dónde está tu hermano?, ¿qué necesita? ¿lo acompañas en el camino de la vida?

f) Bienaventurados quienes saben que peregrinar y acoger es una manera clara de luchar contra el descarte y lo hacen con rostros concretos.

g) Bienaventurados quienes peregrinan y acogen porque saben que tenemos en nuestras manos el gran proyecto que Dios nos hizo a todos los hombres: ser una gran familia de hermanos, preocupados los unos de los otros.

h) Bienaventurados quienes saben que, para peregrinar y acoger, tienen que tener esa experiencia paulina para agrandar el corazón al modo de Cristo que dio la vida por todos los hombres: «No soy yo, es Cristo quien vive en mí».

Con gran afecto y con el deseo de que continuemos la peregrinación de confianza desde la acogida que cura y sana, levanta y da la mano, suscita y eleva, no pone fronteras, derriba muros, da horizontes siempre nuevos y fomenta la vida de fraternidad, os bendice,

+Carlos, Card. Osoro,

Arzobispo de Madrid

Madrid, 17 de diciembre de 2018